Clima-LoCa es un nuevo proyecto de investigación multidisciplinario y transdisciplinario financiado por la iniciativa “Innovación Inteligente para el Desarrollo a través de la Investigación en Agricultura” (DeSIRA) de la Comisión Europea y dirigido por la Alianza de Bioversity International y el CIAT. Se enfoca en los impactos de la nueva norma europea de seguridad sobre las tasas de cadmio presentes en los productos provenientes del cacao, y al mismo tiempo presta la debida atención a las implicaciones para la productividad, la resiliencia climática y la inclusión de un gran número de pequeños agricultores cacaoteros en Colombia, Ecuador y Perú. La duración de la investigación será de 2 a 4 años.

La región de América Latina y el Caribe (ALC) constituye el principal productor de cacao ‘fino de aroma’ del mundo. Actualmente, la producción de la región se eleva al 17% de la producción mundial de cacao, prácticamente se ha duplicado durante la última década, aprovechando el crecimiento de la demanda mundial y regional de cacao. 

La producción de cacao es aún más importante para Ecuador porque como lo destacaba Laurence Maurice en su retrato: “el Ecuador es el sexto país productor de cacao a nivel mundial, y exporta el 87% de su producción en la forma de grano de cacao directamente hacia Europa y EEUU. Es también el primer productor mundial de cacao «fino de aroma», famoso por la delicadeza de su aroma y de su sabor”.

El cacao lo producen principalmente pequeños agricultores de escasos recursos en superficies reducidas (1 a 5 ha), de manera que su cultivo puede desempeñar una función importante en las iniciativas vinculadas al desarrollo rural. Los gobiernos nacionales de Colombia, Ecuador y Perú, con el apoyo de la cooperación internacional para el desarrollo, promueven activamente el cacao como estrategia para reducir la pobreza y el conflicto relacionado con las drogas.

En Ecuador, el IRD en colaboración con la ESPOL y la empresa ETHIQUABLE (así como con el apoyo de la AVSF y de la AFD) coordinan la parte de “investigación participativa”. La cual prevé la implementación y el seguimiento de bio-abonos orgánicos en 15 fincas de producción de cacao orgánico para el comercio justo, todo esto con varios objetivos. 

Entre ellos, hay la voluntad de proponer una solución práctica, sostenible y económica a los productores de cacao afectados por los problemas de cadmio, probando fórmulas adaptadas a las zonas de cultivo afectadas por una muy alta tasa de cadmio (las fincas estudiadas contaron con niveles de cadmio superiores a 1.5 ppm en granos o 1 ppm en suelo (0-20 cm)). Se propondrá, para ser experimentados en las mismas fincas, hasta tres tipos de bio-abonos: bio-fertilizantes orgánicos, microorganismos, y minerales. 

Sin embargo, una transformación sostenible del sector cacaotero en los países andinos, que además reduce la pobreza rural y el conflicto de manera eficaz, requiere que se superen algunos desafíos críticos: la baja productividad agrícola, los eventos extremos debidos al cambio climático y los altos niveles de cadmio en los granos de cacao.
 

card discover

© ©2017CIAT - NeilPalmer

Cosse ouverte de cacao

El impacto de la nueva legislación europea sobre el cadmio en el cacao

La nueva normativa de seguridad alimentaria de la Unión Europea (UE) que limita estrictamente la cantidad de cadmio permitido en los productos elaborados a partir de granos y de licor de cacao entró en vigencia en enero de 2019. Según esta regulación, diferentes límites de concentraciones de cadmio se sugieren y deben entonces ser aplicados por los fabricantes de chocolate y de otros productos derivados. Normalmente, los niveles de cadmio en el cacao producido por los países andinos exceden las concentraciones consideradas como aceptables, incluso existen variaciones considerables en las diferentes zonas de producción dentro de los países.

En general, la nueva normativa de la UE tiene un fuerte impacto sobre la cadena de producción del cacao en los países productores, con efectos preocupantes en el ámbito económico y social de los agricultores de bajos ingresos, especialmente en zonas rurales afectadas por la producción de cultivos ilícitos.

Para alcanzar el objetivo de reunir informaciones útiles para el buen desarrollo de la producción de cacao y para la implementación de políticas públicas eficaces, es fundamental entender las variaciones espaciales de este elemento tanto en los suelos como en las fuentes, así como los factores y los procesos que son el origen de la bio-acumulación de cadmio en los granos de cacao. A la fecha, este tipo de información es muy dispersa y de difícil acceso. Aun cuando cada visita de campo permite recopilar mayor número de datos georreferenciados sobre el cadmio presente en los suelos y en los granos de cacao, todavía hacen falta muchos conocimientos para permitir la elaboración de estrategias sostenibles que apunten a la disminución de los niveles de cadmio y así evitar el desarrollo de nuevas zonas de producción de cacao en sitios de alto riesgo de cadmio.

El cambio climático, la otra amenaza para el cacao

Cacao

© ©2017CIAT - NeilPalmer

El cambio climático ya está afectando negativamente a la producción de cacao y a la estabilidad de dicha producción, debido a periodos más prolongados y más intensos de sequía, a lluvias más irregulares, así como a una mayor incidencia de plagas y de enfermedades de los cultivos.

Las políticas y prácticas relacionadas con la producción de cacao pueden permitir una diversificación de la producción, por ejemplo, fomentando sistemas agroforestales bien adaptados, genotipos de cacao sostenibles y adaptados al clima o inclusive mejoras en materia de tratamiento del suelo. Las relaciones entre disminución del cadmio (a través de nuevas variedades de plantas, del mejoramiento de la calidad del suelo o del uso de árboles de otras especies para garantizar una sombra adecuada a los árboles de cacao), productividad, resiliencia climática de las fincas cacaoteras y medios de sustento de los productores se encuentran aún sin explorar y sin embargo son indispensables para abordar las cuestiones del desarrollo y de elaboración de estrategias pertinentes para la región.

Clima-LoCa: cuando la ciencia se une con la práctica

El desarrollo conjunto de tecnologías y de estrategias de ampliación de escala (pasar de una escala local a una regional) que permitan a los actores del sector público y privado de la cadena de producción del cacao adaptarse a los nuevos desafíos presentados, requiere un fortalecimiento de sus capacidades para innovar. Dicha innovación puede ser técnica, por ejemplo, el mejoramiento de la calidad de los suelos por adición de abonos (orgánicos, económicos y sostenibles); o de las variedades de cacao (más resistentes a los eventos climáticos o al cadmio); o institucional, con estrategias post-cosecha; o incluso híbrida a través de la promulgación de nuevas normas sobre los diferentes procesos en la cadena de valor y de nuevas políticas.

Por último, hay que destacar la importante necesidad de intercambio de conocimientos, de integración interdisciplinaria y de movilización de los resultados de la investigación para mejorar la eficacia y el impacto de las inversiones en ciencia y tecnología. Sabiendo que los países implicados comparten problemáticas y contextos agroecológicos similares, pero que son dependientes de instituciones diferentes, hay mucho que ganar al mejorar la coordinación regional de la investigación, el compartir la información y el desarrollo de la investigación comparativa y participativa.

Clima LoCa logos

© Clima LoCa

Clima LoCa logos partenaires

© Clima LoCa