Resumen

En este periodo de pandemia mundial, de confinamiento y de ralentización de la actividad global, hemos decido consultar a nuestros investigadores y contrapartes sobre la manera como manejan la situación. ¿Cómo la investigación y las actividades vinculadas a nuestra representación en Ecuador encuentran nuevas formas de organización para seguir sobreviviendo a pesar de las condiciones? Es lo que vamos a ver a través de los distintos testimonios de Thomas Couvreur – investigador francés y botanista del IRD residente en Quito y colaborador en la PUCE - y Angel Guevara – presidente de la Academia de ciencias del Ecuador y profesor de biomedicina en la Universidad Central del Ecuador (UCE). 

¿Cómo su estructura decidió organizar el trabajo de sus empleados durante este periodo de confinamiento? (teletrabajo, suspensión de las actividades, paro técnico, etc.)

Thomas C: La Pontificia Universidad Católica del Ecuador (PUCE) que es la universidad en la cual hago mi misión implementó el teletrabajo, así que trabajamos desde casa. No doy clases, pero sé que mis colegas han implementado sus clases virtuales. Esto requiere trabajo suplementario para ellos porque enseñar vía internet es muy distinto, pedagógicamente hablando, que en presencial. 

Angel G: El personal docente y administrativo de la UCE está en teletrabajo. Los estudiantes están en vacaciones por fin de semestre y se espera poder retomar las actividades mediante clases virtuales. Para la parte pedagógica y la enseñanza práctica, es difícil mediante clases virtuales enseñar todas las asignaturas de la carrera de medicina.
Nuestro laboratorio de investigación en Biomedicina se ha convertido en un espacio para diagnóstico de covid-19. El trabajo es presencial por turnos con equipos de trabajo que acuden en diferentes horarios. 

 

¿En cuáles tipos de actividades esta situación impacta más su trabajo? ¿De qué manera?

Analyses moléculaires en laboratoire, Equateur

© ©IRD - Quentin Struelens

Thomas C: El confinamiento me impacta mucho en varios aspectos. Primero, en el seguimiento de mis estudiantes que están haciendo una práctica conmigo. Desde el inicio del confinamiento, no hemos podido vernos y avanzar en sus trabajos de prácticas. En este momento, mi estudiante está en segundo año, habíamos implementado un programa de formación muy interesante y ha debido cancelarse para este año. 
Y obviamente, en las misiones en el campo. Durante este primer año en Ecuador, quería llevar a cabo varias salidas de campo para recoger datos en los bosques tropicales del Ecuador, tomar mis registros. Conseguí realizar algunas salidas de campo con mis colegas antes del confinamiento y apenas comenzaba a dominar la cuestión. Al final, me hace falta la interacción con mis colegas de la PUCE. Empezábamos justo a conocernos e interactuar bien.
Tenía también prevista una conferencia en el departamento de Ciencias Exactas y Naturales de la PUCE que fue cancelada y otra programada en la Alianza Francesa con el IRD, que la hice de manera virtual la semana pasada. ¡Nos adaptamos!

Angel G: Ciertamente que los trabajos en el campo, en el sector rural y otros proyectos de este tipo, se han detenido y se espera retomarlos cuando ya se termine el confinamiento. Igualmente, proyectos como la selección de los mejores trabajos científicos de investigadores jóvenes ecuatorianos en colaboración ACE/IRD han quedado pendientes. Y obviamente lo eventos como los seminarios, talleres ACE/IRD también han quedado suspendidos y en algunos casos se analizará la posibilidad de retomarlos como webinarios. 

 

¿Nuevas formas de trabajo o actividades han surgido desde el inicio de la epidemia en su campo de investigación?

Thomas C: Si pudiéramos destacar algo positivo de la situación, sería quizás la banalización de las reuniones y conferencias por internet. Ya lo hacíamos, pero no de manera regular. Hoy, con el confinamiento, hago cada vez más reuniones virtuales con mis colegas del país, pero también de todo el mundo. Digamos que se puso más común y la gente ahora lo acepta más fácilmente. Por ejemplo, nos reunimos una vez a la semana con mis estudiantes para discutir de artículos recién publicados y cada uno da su opinión sobre la situación etc. Es algo que no hacía antes, en todo caso no tan regularmente. ¡Y, además, como investigador en una estructura internacional como el IRD, eso me permite también intercambiar más fácilmente con otros investigadores de todo el planeta! 

Angel G: En el campo de la investigación científica, yo diría que el desarrollo de conferencias virtuales tipo webinario es un avance positivo. Obviamente esto no remplaza totalmente a las actividades presenciales, pero permite enfrentar un cierto número de situaciones que sería imposible de llevar a cabo con  las actuales medidas de restricción (y sobre todo de cuarentena).

card discover

© libre

Illustration virus

¿Nos podrían decir si el tipo de organización actual les conviene?

Thomas C: No lo creo. Necesito hacer muchas misiones, salidas al campo y estar aislado es difícil para mí. Lo puedo soportar obviamente un periodo, pero a largo plazo va a impactar negativamente en mis trabajos de investigación. 

Angel G: Por el momento si, pero solamente hasta que el número de infectados disminuya. Es más que nada la parte de enseñanza de Medicina lo que es complicado, la explicación directa al estudiante y el contacto con el paciente es necesario. De igual manera, la investigación científica experimental requiere de trabajos en el laboratorio que obligatoriamente son presenciales.

 

¿Tienen alguna anécdota que les haya ocurrido desde el inicio de la crisis, que nos podrían contar?

Thomas C: Consideramos con mi familia que adoptar un perro durante el confinamiento sería una buena cosa, tanto para los niños como para nosotros. ¡Un sueño de mi infancia! Así que ahora tenemos una perrita de 2 meses, que se llama Raphia. Raphia es el nombre de una especie de palmera, principalmente africana pero también sudamericana que representa muy bien mis investigaciones del momento! Además, las especies de este tipo de palmas son muy importantes para las poblaciones de estas regiones. Hablando del tema, pueden ver el documental sobre esta palmera aquí

RECEPCIÓN DE MUESTRAS COVID 19 EN INBIOMED 2020-05-12

© Angel Guevara

Angel G: Más que anécdota es un hecho real: debido a la escasa capacidad para el diagnóstico molecular del covid-19, nuestro laboratorio de investigación se ha convertido en un centro de diagnóstico de la enfermedad con todas las medidas de bioseguridad que ello implica, esto es utilizar trajes de protección personal que a veces no permiten reconocerse entre compañeros por lo que hay que poner el nombre sobre los trajes (ver foto). Jamás pensamos que nos vestiríamos así para trabajar en un laboratorio de investigación, sobre todo en el nuestro que tiene un nivel de bioseguridad 1 o 2.